Lo último

Puntos altos en la mitad de la cancha

RiverCampeon8

Enzo Pérez fue la figura, pero tanto Ponzio como Nacho Fernández demostraron también un alto nivel en el triunfo ante Atlético Tucumán, que le permitió al Millonario coronarse campeón de la Copa Argentina. El mediocampo fue el punto fuerte del equipo, con fluidez y movilidad para elaborar jugadas ofensivas.

En su último partido del año, River cerró el 2017 con un nuevo trofeo para sus vitrinas. El Millonario derrotó 2-1 a Atlético Tucumán, con goles de Scocco y Fernández, se consagró campeón de la Copa Argentina y logró defender con éxito el título conseguido el año pasado. En un choque decisivo ante el Decano, el Millonario exhibió un gran nivel en la mitad de la cancha, con varios puntos altos. Gallardo colocó cinco volantes para intentar controlar el partido e impedir que su rival juegue con libertad. Desde el comienzo, el conjunto de Núñez controló la pelota y las acciones, siempre intentó jugar por abajo y construir jugadas ofensivas con paciencia.

Ponzio actuó como volante central, y no se complicó a la hora de cortar los avances del rival y presionar para recuperar el balón. Cerca del capitán actuó Enzo Pérez, quien fue la figura de la cancha. El ex Valencia aportó despliegue e intensidad para iniciar las jugadas de ataque, manejó los tiempos, estuvo muy preciso en la elaboración y siempre clarificó el panorama. Además, Nacho Fernández cumplió una buena actuación por derecha. Aunque estuvo algo intermitente, intentó juntarse con sus compañeros, se mostraba permanentemente como opción de pase y fue decisivo con el golazo que rompió el empate y le dio el triunfo a River.

El Millonario buscó desde el primer minuto controlar la pelota y manejar el partido, y durante el inicio exhibió fluidez y movilidad para lastimar a la defensa. Enzo Pérez se erigió como el conductor, con Fernández aportando movilidad por derecha y el Pity Martínez algo impreciso por izquierda. Además, Rojas no encontró su lugar en la cancha, y por momentos estuvo perdido. En el complemento, River golpeó en el momento justo con el golazo de Fernández, y luego pudo manejar el partido y prácticamente no pasó sobresaltos. Ponzio siempre estuvo bien colocado para sostener al equipo, y fue muy acertado el ingreso de De La Cruz, quien se mostró preciso con la pelota y le dio aire al equipo generando algunas faltas.

Por Gonzalo Firpo (@FirpoGonzalo).