Lo último

Lollo: “No podía llevar ni a upa a mis hijas”

35153-river-chivas-usa-201707-1024x579

Luciano Lollo reveló todo lo que sufrió por la lesión que lo mantuvo alejado varios meses de los terrenos de juego. El defensor pasó por tres operaciones desde el 2015 debido a una fractura en uno de los dedos de sus pies. Ahora ya recuperado, se muestra entusiasmado con lo que viene para River.

Una salvada milagrosa en un Boca versus Racing en marzo del 2016 inició un calvario al que, poco a poco, Luciano Lollo va dejando atrás. Una jugada desafortunada en la que se esforzó por proteger su arco y por el que sufrió la fractura del quinto metatarsiano de su pie izquierdo. El defensor tuvo que ser operado y solo pudo jugar unos minutos en un partido de Racing por Copa Argentina. Luego fue vendido a River, a pesar de que la revisación no había arrojado los mejores resultados. Y una vez en Núñez volvió a ser intervenido dos veces por la misma lesión, por lo que debido a eso, y a algunos bajos rendimientos, nunca pudo ganarse su lugar como titular. El defensor reveló todo lo que sufrió durante ese período en una entrevista con Olé: “Había días que no podía llevar ni a upa a mis hijas. Traté de ser fuerte, de aceptar rápidamente la situación y de buscar una solución”, destacó.

Las intervenciones a las que se sometió fueron por una particular afección en los dedos gordos de ambos pies llamada “halux rigidux”. El defensor contó la razón por la que decidió volver a intervenirse: “Mi problema era que al pisar mal para evitar forzar el dedo gordo, cargaba el peso hacia afuera y se me abría el quinto metatarsiano . Había que buscarle una solución y la mejor opción fue volver a operarme”, reveló. El central contó, durante todo ese proceso, con el apoyo de sus compañeros y los dirigentes, además del importante sostén de su familia: “A los doctores les tengo que agradecer tanto como a los directivos, que siempre estuvieron pendientes de mi lesión, y a mis compañeros y el cuerpo técnico. Sin el apoyo de ellos hubiera sido muy difícil. Aunque mis sostenes más importantes fueron mi mujer y mis dos hijas”, afirmó.

Durante su estadía en River, el club ganó dos veces la Copa Argentina. El central se quedó con una sensación agridulce tras esos títulos: “Los títulos de Copa Argentina los disfrute porque vi todo el esfuerzo que hicieron mis compañeros: me puse muy feliz por ellos. Yo formé parte del plantel, pero en mi interior no me sentí campeón”, reveló. Además agregó que eso es lo que lo motiva de cara a lo que viene: “Es un desafío muy grande el que tengo: jugar en este club, poder conseguir un título y disfrutarlo. Quiero sentirme parte de un título”. Luego de pasar todo lo que pasó, Lollo no se quiere apurar con una posible fecha de regreso. “No puedo decir una fecha, es cuestión de tiempo”.

Por Franco Ghio (@FrancoGhio)