Lo último

Mediocampo de menor a mayor

Ponzio21

Paso a paso construyó una correcta noche el mediocampo de River en la goleada a Deportivo Morón. Luego de 35 minutos iniciales con poca profundidad, el Gallo se relajó y los del medio enderezaron el rumbo. A la paciencia le sumaron profundidad y agresividad, algo que también se vio en el complemento.

Tal como dice la gloria riverplatense Reinaldo Merlo, el mediocampo del Millo fue “paso a paso” una buena noche en el estadio Malvinas Argentinas de Mendoza, donde River venció 3-0 a Deportivo Morón por la Semifinal de la Copa Argentina. Complicados 35 minutos iniciales, con Morón ordenado y la línea media del Millonario falta de ideas. Luego el rival se relajó y allí los de Marcelo Gallardo prendieron las lamparitas: con más agresividad y más profundidad el equipo convirtió 2 veces en 4 minutos y cerró el primer tiempo 2-0 arriba con el desborde clásico de Gonzalo Martínez, el oportunismo goleador de Ignacio Fernández -estaba adelantado- y la frialdad de Nicolás De La Cruz para no hacer la personal y asistir a Jonatan Maidana en el segundo gol. El complemento fue un reflejo, con más pausa, de estos 10 minutos furiosos que tuvo el Millo en el primer tiempo.

Búsqueda con poco peligro pero con premio en el final: ese fue el primer tiempo del mediocampo. Ponzio y Fernández -unos metros más arriba- se ubicaron en la primera línea, mientras que Carlos Auzqui, De La Cruz y Martínez se posicionaron en el sector ofensivo. Mucho tiempo River movió la pelota sin profundidad. Morón fue compacto y presionó en los momentos justos. De derecha a izquierda o viceversa, pocas veces el Millonario rompió líneas y fue peligroso, hasta que el Gallo claudicó en los 10 minutos finales. Con Fernández, Martínez y sobre todo De La Cruz más incisivos, llegaron los 2 goles del Millo en una ráfaga. En el primero el Pity desbordó por izquierda y centró al corazón del área para el remate (en offside) de Fernández a los 39 minutos. A los 42 minutos De La Cruz (que tuvo 2 chances de gol) aprovechó una mala salida en bloque de la defensa rival, que buscó el offside, y en soledad asistió a Maidana, que definió bajo el palo izquierdo.

Relajado con la ventaja y con un Morón sin respuestas, el mediocampo de River no tuvo dificultades para ser la manija del equipo en el complemento. Sin embargo, el punto flojo siguió siendo Auzqui: el ex Estudiantes de La Plata no logra hacer pie en el Millonario, a pesar de que en este partido empuje no le faltó. El resto del mediocampo siguió el cambio de rumbo comenzado en el final del primer tiempo. La paciencia se combinó con más profundidad. River tuvo más oportunidades para aumentar ante un Gallo derrumbado, pero no fue hasta los 45 minutos que llegó el 3-0 con una buena habilitación del enganche Tomás Andrade, ingresado minutos antes, para otro ingresado: Rafael Santos Borré. El colombiano, que había errado un gol increíble minutos antes, tuvo revancha y fusiló a Julio Salvá.

Por Cristian Jaureguis (@CrisJaureguis20).

MIRÁ LAS MEJORES FOTOS DEL PARTIDO